Noticias

Juicios Laborales: Imponen Tasas de Interés Elevadas a Empresarios

Los empresarios centralizaron sus reclamos en los montos que deben pagar aquellos que pierden un juicio laboral. Sostienen que la tasa es mucho más alta que las que paga el mercado por un depósito a plazo fijo a 360 días en un banco de primera línea.


Así, el interés que impone la justicia a las condenas por juicios laborales duplican el rendimiento que mantienen los plazos fijos de la banca privada (entre el 12 o e 13%, cercano a la inflación reconocida por el Instituto Nacional de Estadística y Censo –INDEC-).


Otro inconveniente de importancia para las empresas es la diferencia de las tasas que cobran los distintos juzgados. Cabe señalar que la fijación del interés entra en las llamadas “facultades no delegadas” que permite a cada corte provincial establecer el suyo.  


De esta manera, mientras que en Capital Federal se cobran tasas activas (la que recibe el banco sobre los préstamos que otorga) que son definidas en función de la garantía, la moneda y el plazo, entre otros; en la provincia de Buenos Aires se cobran tasas pasivas (las que la entidad financiera paga a quienes realizan depósitos).  


Asimismo, cabe señalar la distinción entre la tasa de interés que impone la ley y la tasa de justicia: la primera la disponen los jueces en sus sentencias con el fin de actualizar las cifras de la condena mientras que la segunda corresponde al impuesto por litigar.  


Así, el reclamo de los empresarios se encuentra fundado empíricamente debido a que, por ejemplo, la tasa activa efectiva mensual del Banco Nación (utilizada en Capital Federal) es de 1,55% mensual (tasa nominal anual del 18,6%). Por su parte, la tasa pasiva del Banco Provincia (rige en Buenos Aires) es de 0,61% mensual (7,40% anual).


Esta diferencia es fundamental al momento de determinar el lugar físico de inicio de las demandas. En la provincia de Buenos Aires los montos actualizados de las sentencias son mucho menores, lo que hace menos ventajoso el litigio para el trabajador.  


En consecuencia, los juzgados de Capital Federal cuentan con un mayor número de causas de las que le corresponderían naturalmente ya que el simple hecho de que el contrato se haya celebrado en dicha jurisdicción (no requiere probarlo) es suficiente para que el litigio quede radicado allí.  


Así, la Justicia laboral porteña tramita alrededor de 90.000 causas. Además, ingresan más de 60 expedientes ordinarios por mes, sumando a las ejecuciones fiscales y el total de expedientes por juzgado llega a 900 por año.


29 de marzo 2012 | 1 comentario | Comentar

Para recomendar esta nota por email, por favor complete el siguiente formulario:

ejmontema

El reclamo me parece totalmente infundado. La tasa activa del B.N.A. que se aplica en los juicios laborales de Capital Federal está congelada en 1,55 % desde octubre de 2003, mientras que la tasa activa del Banco Provincia es del 35 % anual, es decir, de casi el doble, y algunos Tribunales de Trabajo provinciales la aplican, sobre todo como intereses punitorios, sin perjuicio de la doctrina de la SCJBA que admite la tasa pasiva. En muchos casos, sobre todo en los últimos dos o tres años, la evolución de los salarios ha superado el interés de la tasa activa del B.N.A. con lo cual dicha tasa no compensa la pérdida de valor del salario que le hubiera correspondido al trabajador si hubiese sido despedido en el momento de cobrar su juicio, que es generalmente muchos años después de su despido.

29 de marzo 2012