Artí­culos

Fallo de la Corte Suprema sobre las “Sumas No Remunerativas”

Por Julio C. Stefanoni Zani
Pérez  Alati, Grondona, Benites, Arntsen & Martínez de Hoz (h)


1.-        El decisorio


En sentencia dictada el 19 de mayo de 2010 (1), el Más Alto Tribunal declaró la inconstitucionalidad de los Decretos 1273/02, 2641/02 y 905/03, que en su oportunidad establecieron la obligación de los empleadores de abonar a los trabajadores comprendidos en convenio colectivo de trabajo sumas de dinero de carácter alimentario, a las que entonces se calificó como “no remunerativas”.


Los importes mensuales que esos decretos impusieron fueron fijados en  $ 100 (entre el 1° de julio de 2002 y el 31 de diciembre de ese mismo año); en $ 130 (entre el 1° de enero de 2003 y el 28 de febrero de 2003); en $ 150 (entre el 1° de marzo de 2003 y el 30 de abril de ese mismo año) y en $ 200 (a partir del 31 de mayo de 2003).


Por revestir –conforme lo establecieron expresamente los decretos precitados- carácter “no remunerativo”, las sumas en cuestión no fueron tenidas en cuenta para determinar el importe de conceptos como el sueldo anual complementario, las vacaciones, las horas extras, ni las indemnizaciones por despido, desde que el requisito común para integrar la base de cálculo de todos esos rubros es que el importe de que se trate revista carácter “remunerativo”.


Pero lo decidido ahora por la Corte Suprema –si bien está concretamente referido a decretos de larga data, a lo que se agrega que las sumas “no remunerativas” establecidas por ellos terminaron finalmente incorporándose a los salarios del trabajador por así haberlo dispuesto el Decreto 392/2003- tiene trascendencia más allá del acotado límite temporal de los decretos precitados.


2.-        El antecedente inmediato: los vales alimentarios


En rigor, un fallo como el que nos ocupa era por demás previsible, habida cuenta que por sentencia del 1° de setiembre de 2009 (2) la Corte Suprema de Justicia de la Nación había declarado la inconstitucionalidad del artículo 103 bis, inciso c) de la Ley de Contrato de Trabajo (texto según ley 24.700), relativo a los vales alimentarios, en cuanto el precepto negaba a éstos naturaleza salarial.


En otras palabras, si el Alto Cuerpo consideró inválido un expreso precepto legal que negaba carácter salarial a los vales alimentarios entregados por el empleador al trabajador (que tenían afectación específica, limitada a la adquisición de determinados productos en supermercados), con mayor razón lo haría en el caso que nos ocupa, pues las sumas no remunerativas a que se refiere el nuevo decisorio presentan las siguientes diferencias con los vales alimentarios:


(i) No tienen su origen en un precepto legal (como los vales), sino en Decretos de Necesidad y Urgencia, pero que nunca fueron sometidos a control del Congreso..


(ii) Mientras los vales tenían una finalidad específica (sólo habilitaban a la adquisición de determinados productos en supermercados) las sumas dinerarias eran de libre disponibilidad  por parte del trabajador.


De modo que una vez declarada la invalidez de la norma legal que adjudicaba carácter “no remuneratorio” a los vales alimentarios, era cuestión de tiempo que se invalidaran preceptos dispuestos por decretos como los precitados que consagraban igual solución (carácter “no remunerativo”) para sumas en dinero que el empleador debía otorgar al trabajador, y respecto de las cuales el dependiente podía disponer libremente.


Para la actual doctrina de la Corte Suprema, la naturaleza jurídica de una institución debe ser definida, fundamentalmente, por los elementos que la constituyen, con independencia del nombre que el legislador, o los particulares, le atribuyan, sobre todo cuando cualquier limitación constitucional que se pretendiese ignorar bajo el ropaje del nomen juris sería inconstitucional, sin que tanto respecto de los vales alimentarios como de las sumas dinerarias “no remunerativas”, se adviertan elementos –expresa el Alto Cuerpo- que autoricen a diferenciar a esos institutos de un mero aumento de salarios, siendo el distingo sólo "ropaje".


Es también destacable señalar que la invalidación de preceptos como los indicados (que en el caso de los vales alimentarios data de 1996, y en las asignaciones dinerarias “no remunerativas” de los años 2002 y 2003), fue decidida por la Corte Suprema en su actual integración, atendiendo –en lo esencial- al Convenio Nro. 98 de la Organización Internacional del Trabajo que es del año 1949, y que en nuestro medio fue ratificado por el Decreto-Ley 11.594/56.


En otras palabras, se invalidan ahora preceptos que formaban parte de nuestro ordenamiento jurídico desde hace varios lustros, en base a un convenio internacional celebrado hace más de sesenta años y que se incorporó expresamente también a nuestro ordenamiento interno hace más de medio siglo, lo cual resulta ciertamente llamativo.


3.-        Las proyecciones del decisorio


El criterio del Más Alto Tribunal es preocupante por las proyecciones que puede tener, pues si bien lo resuelto en el caso concreto respecto de los Decretos 1273/02, 2641/02 y 905/03 carecería al presente de mayor virtualidad (pues a la distancia temporal de esas normas, se agrega que las sumas fijas “no remunerativas” que impusieron en su momento, terminaron finalmente siendo incorporadas a la remuneración del trabajador por vía del Decreto 392/03), lo cierto es que en los últimos años se asistió a una verdadera catarata de “sumas no remunerativas”, que tuvieron diverso origen.


Así, en algunos casos esos importes fueron convenidos entre las partes signatarias de un convenio colectivo de trabajo (en general, cámara o centro empresario y el sindicato de la actividad), o bien entre un empleador y la respectiva entidad gremial, homologando la autoridad administrativa laboral esos rubros (que en general, tenían como única excepción al carácter “no remunerativo” acordado, hacer objeto a las sumas respectivas del pago de aportes y contribuciones para la Obra Social, y eventualmente pagos con destino al sindicato).


En otras ocasiones, fue la propia autoridad administrativa laboral nacional la que impuso a los empleadores de determinada actividad (como la petrolera) el pago de reiteradas asignaciones dinerarias “no remunerativas”, en el marco de situaciones que se referían como de posible conflicto laboral (3).




Continuar Leyendo

07 de junio 2010 | 3 comentarios | Comentar

Para recomendar esta nota por email, por favor complete el siguiente formulario:

Mario

Estoy de acuerdo

07 de junio 2010

Daniel

Hola, mi consulta es la siguiente, desde el inicio de actividades en la empresa, mi sueldo fue 70/30 es decir 70% en blanco, 30% en negro, si bien esto fue variando durante los 3,1/2 años que estoy en ella, lo que me tiene de mal humor es que todos los convenio que el sindicato de empleados de comercio, dio desde el 2007, me lo han descontado del adicional(negro) por lo tanto no he recibido los aumentos, como tampoco los aguinaldo del adicional, en todos estos años.
Por lo que les consulto, que debo hacer?, como debo proceder? realmente quiero mi dinero, que por lo menos en todos estos años me han quitado $25.000interesesno que no me depositaron en ANSES.
Espero su pronta respuesta.
Saludos

08 de junio 2010

marilina

Entonces, las sumas no remunerativas deben tomarse para el calculo de la indemnizacion por despido del 245??
Saludos cordiales

01 de julio 2010